),default}




Bienvenido a este lugar llamado "Anime Vocaloid Desu"Encontrará Vocaloids,Animes y todo relacionado!!Besos! Créditos a Larita

15 de junio de 2014

Otro fanfic por los 10 seguidores! *u*



Hola a todas mis dulcuras muy cuas y Cool! >u< 
Aquí Kaori San escribiendoles! No pude terminar Fubyodo, pero pude hacer un nuevo fanfic en la casa de mi abuela. Este es de romance, y tal vez Shojo -u-
Espero que lo disfruten muchísimo, y les guste tanton como a mi -w-/


Fan Fic: “Sus lágrimas”
Desde aquella vez que la vi, con esas   lágrimas en su cara tan linda. Antes la veía como una persona más en el pasillo. Como un “nadie” en mi vida. Creo que ella me miraba de la misma manera. Pero, desde aquella vez, su cara estuvo todo el día en mi mente. Y quien hubiese pensado, que esto empezó en una mañana tan común. Que mi vida iba a cambiar. La gente que dice que tu vida puede cambiar de un segundo al otro, de un minuto al otro, de una hora, día, hasta incluso de una mañana a la otra, y tiene razón.

-¡Kazuo! ¡Levántate de una vez! ¡Vas a llegar tarde!
Apenas podía abrir mis ojos. No tenía ganas de hacer nada. Hasta a noche me quede jugando videojuegos en línea con unos amigos. Sabía que me iba a traer consecuencias…
Después de tanto esfuerzo, por fin me levantaba. Ya estaba yendo al colegio, con unas ojeras gigantes. Casi siempre tenía ojeras. Me encantaba, porque era como algo que me identificaba. En los anime, si un personaje tiene ojeras, eso quiere decir que no tiene amigos porque se vicia o alguna cosa por el estilo, pero a mí me gustaba eso de mí.
-¡Eh! ¡Kazuo!
Era Toraru. Toraru Sakagi, un amigo con el que siempre jugaba videojuegos, y compañero de clase.
-Hey, Toraru. ¿Cómo andas?
-Bien, bien. Bastante aburrido con la tarea que nos mandó el profesor par el fin de semana ¿no?
-Si…
Me había distraído viendo un gatito negro que había quedado abandonado en una caja. Parecía mojado, ya que estaba empapado en agua.
Toraru se dio cuenta.
-Vamos Kazuo, nos tenemos que ir a la clase- me dijo, apurándome.
En mi casa nos prohibían tener gatos, aunque yo los amaba.
Cuando mi padre murió, mi madre los odio a los gatos, ya que un gato fue la causa de la muerte de mi padre. Además de eso, a mi madre le daba alergia.
A pesar de eso, yo los seguía queriendo. Son como pequeños bebés peludos y adorables.
Al principio, no los quería, por lo de mi padre, pero cuando crecí, me di cuenta que no querer a un gato por esa razón, era estúpido, aunque mi mamá no iba a cambiar de opinión.
Mis amigos trataban de que no me acercara a los gatos, porque creían que era algo malo que recordara a mi padre por eso. Otro pensamiento estúpido, que la gente no podía dejar de pensar. A eso ya no le daba importancia…

Ya en la clase, con Toraru nos pusimos a hablar de un nuevo videojuego que salió hace poco, hasta que llegó el profesor.
Después de eso, Toraru y un grupo de compañeros nos pusimos a hablar. Salió el famoso tema de “las chicas más lindas de cada curso”. Alguna vez escuche sobre el tema, pero nunca me intereso. Pero parece que Toraru quería saber si tenía oportunidad con una chica. Ninguno del grupo destacaba por la “lindura” o como le quieran decir las chicas. Debo admitirlo: Todos éramos unos feos sin remedio hablando de chicas lindas. Lo casual, obviamente.
Casi todos los nombres de las chicas no los conocía, salvo alguna de nuestro curso. Cuando pronunciaron el nombre “Marie” Toraru se decepciono. La conocía a Marie, estaba en el 2-C, y era una alumna transferida de Inglaterra. Todo el mundo quedó alucinado con su gran belleza, dicen, que el primer día que vino, tuvo como siete declaraciones. Ella muy amablemente las había rechazado, ya que no creía en el amor a primera vista. Otros dicen que ella solo es una niña rica que quiere llamar la atención. Este último, mayormente dicho entre as chicas.
Había tantos nombres, chicas de tercer año, que estas chicas atraían mucho por sus “atributos”, otras de primero, que mayormente atraían por lo adorable y bajitas que eran, y las de segundo, por varias razones: Su forma de tratar a la gente, su belleza, su personalidad, sus gustos. Había de todo.
A mí, en lo personal, mucho el tema no me llamaba la atención ese tema. Si alguna chica se me declaraba, no iva a ser por mi apariencia, a menos que le gusten los chicos desarreglados, con el cabello negro y despeinado, con una vestimenta bastante vaga. El amor o las chicas, no eran mi fuerte.
Al finalizar todo este tema, Toraru y yo nos fuimos a almorzar algo. Yo trataba de subiré el ánimo a Toraru diciéndole que había muchos peces en el agua, pero él se negaba. Parece que de verdad estaba enamorado.
No quiso hablar más del tema, y me dijo que teníamos que volver a clase, prefería jugar otro videojuego y dejar de lado el tema.
Cuando iba por el pasillo, tropecé con una chica. Me caí justo arriba de ella, y todo el mundo me tomó por degenerado. Fue algo bastante vergonzoso, pero parece que para la chica lo fue mucho más. Si le prestabas atención, te podías dar cuenta de que era bastante linda. De estatura un poco baja. Al menos, al lado mío era muy bajita, con pelo marrón muy claro, y una cara muy linda. Una chica muy guapa, a decir verdad. Y para que diga eso de una chica, tenía que de verdad serlo. Tal vez la habré visto por el pasillo, pero mucha atención no le daba.
Casi todos los chicos me miraron con cara de odio, y otros no desaprovecharon su tiempo, y la ayudaron a levantarse. Toraru me había ayudado a mí, puesto que nadie lo iba a hacer.
La chica se fue caminando sola por el pasillo. Si prestabas atención al ambiente, veías como los chicos del pasillo se le quedaban viendo, mientras las chicas presentes susurraban cosas a sus espaldas. Quien sabe que pasa aquí. Al menos yo no, y no tengo muchas ganas de saberlo. 
Al terminar las clases, vi a Toraru muy decidido a declararse a Marie. No iba a esperar más.
-Buena suerte, de seguro lo lograrás- Mentí
-Gracias Kazuo. ¿No te importa que te acompañe a tu casa, no?
-No me trates de mujer tío, que soy un hombre ya.
-Bhue, bhue. Tranquilo. Bien, nos vemos mañana.
-Adiós…
Cuando ya se acercaba a Marie, vi cómo se iba corriendo para otro lugar. Menudo pedazo de idiota que es este. No creo que logre declararse si quiera.

Antes de irme para casa, me iba a un lugar medio secreto que tenía la escuela. Era entre unos arbustos que parecían peligrosos por sus pinchos, pero no era haci. Eran suaves en realidad.
En ese lugar, le daba de comer a un gatito que siempre estaba ahí en una caja. Nadie sabía sobre esto, solo yo. Me sentía a gusto al guardar un secreto para mí solo. El lugar en dónde estaban los arbustos, era en una especie de bosque que tenía la escuela, cerca del campo de béisbol. Aunque había gritos de los jugadores, era bastante tranquilo. Estaba cerca, también, de las canillas para tomar agua. Era un lugar bastante pacífico. Cuando estaba solo, me quedaba como media hora, y luego me iba. Era uno de mis lugares preferidos.
Cuando estaba jugando con el gatito, escucho como una especie de gemido, cuando las personas lloran. Me pareció muy raro, así que, empezé a buscar. A unos pocos pasos, había una chica acostada sobre un árbol, con las manos abrazadas a las piernas contra el pecho. Era la chica que había visto antes, con la que me tropecé antes. Con su baja estatura, y en sima en esa posición, y yo parado al lado de ella, era como una especie de jirafa yo a su lado. Con el gatito en manos, me siento a su lado. Ella solo había levantado la vista, y con lágrimas en los ojos me miraba.
-¿vienes a burlarte tú también?- Me dijo, secándose las lágrimas.
-¿Por qué debería de hacerlo?-Dije, sin mirarla.
-¿No sabes…por qué?
-No presto mucha atención a lo que pasa a mi alrededor. Si solo es porque me caí arriba tuyo, no hay de que avergonzarse- Fui bastante sincero.
Al escuchar eso, empezó a llorar de nuevo. No me atrevía a verla a la cara. Pero lo hice. Y no me arrepiento: Vi un rostro muy hermoso de una pequeña niña. Un rostro, como el de una niña cuando se pierde de la mano de su madre. Al verla, me empezó a latir muy rápido el corazón. No podía dejar de verla…era muy linda…más que linda, hermosa…o tal vez más…No podía describir bien como era su cara. Simplemente…hermosa.
-Todos los chicos de la escuela están siempre atrás de mí. No dejan de verme, y decir que soy muy linda. Están todo el día haci. Y por esa razón, las chicas de la escuela, me miran y dicen cosas malas detrás de mis espaldas. En el baño, en el curso, en todos lados están diciendo cosas malas de mí. Todos los días, siempre se me declaran, y si acepto, las chicas me toman por “gofa” y si los rechazo, me toman por “chica sin sentimientos”. Me golpearon varias veces por esto…y con lo de hoy, me vinieron a golpear un grupo de 5 chicas, ¿ves? –Me dijo, mostrándome un golpe en el brazo, y otro en la cara- Casi todos los días es haci…y cada día…me duele más…no consigo una sola amiga, y mucho menos, un amigo…y…y…
Rompió en llanto de nuevo. Yo la miraba atentamente. No podía dejar de mirarla y de escucharla…Me parecía demasiado linda... por alguna extraña razón, no la veía como los demás chicos la veían. Ella…ella es mucho más especial…y no se puede merecer esto…
-Sabes…a mí nunca me importaron las chicas…pero…
En ese momento, además de llorar más fuerte, me abrazó…pero muy fuerte…como si nunca hubiese abrazado a nadie… Yo en toda mi vida pensé que un abrazo no significaba nada…pero este abrazo significo muchísimo… Y aún haci, me sentía tan bien. Me había prometido a mí mismo, que la iva a proteger aunque me cueste la vida…
La había abrazado también, y el gatito que tenía en mi mano, se había quedado en el suelo dormido.
Nos quedamos abrazados por como diez minutos. Luego de eso, ella se desprendió de mí.
-Perdóname, necesitaba un abrazo…y no lo pude evitar- Me dijo, con un par de lágrimas en su cara.
-N-no pasa nada… Mi nombre es Kazuo Ishiki.
Me miró bastante extrañada.
-Al menos si nos vamos a abrazar por todo ese tiempo, hay que presentarnos ¿no?-Dije con una sonrisa.
Me sonrió.
-Mucho gusto, Kazuo-Kun. Mi nombre es Aoi. Aoi Akane.
Los dos nos sonreímos mutuamente…Sus lágrimas…es linda cuando llora, pero más aún cuando se ríe…Me había enamorado de ella…

Dos meses después:
-Eh, Kazuo-Kun. ¿Hoy te vas a juntar con “Akane-San”?-Me dijo Toraru.
-C-cállate. Al menos yo voy a estar con alguien, no como tú, que vas a quedarte solo hoy. Sin la señorita “Marie”.-Le respondí. Sabía que eso le dolía desde que ella lo rechazó amablemente ese día.
-¡N-No es necesario tanta maldad!
-Entonces no molestes con eso.
-Ok, ok. Pero  no quieres que le diga “Aoi-San” y mucho menos, “Ao-Chan”.
-S-solo yo le puedo decir así.-Dije, mientras que miraba al piso y pateaba una piedra. La escuela estaba cerca, así que podíamos dejar de hablar sobre el tema.
Toraru me mira con cara pícara.

 Antes de que yo conociera a Aoi Akane, él sabía muy bien quien era. Obviamente, estaba en uno de los puestos de las chicas más linda de la escuela. Desde el día que la conocí, le dije que la iva a  proteger de todas esas personas que la molestaran. Ella me contestó que sí con una sonrisa. Después de ese día, siempre estaba conmigo. En el almuerzo, al salir de la escuela, en los recreos. Nos fuimos conociendo más y más. Ella supo que a mí me encantaban los videojuegos, y ella jugaba alguno que otro de su hermano. Poco a poco le fui enseñando más, y a ella le termino gustando tanto como a mí, y yo supe que a ella le gustaba muchísimo cantar, y sobre todo Vocaloid. Hico bastantes Cosplay de casi todos los vocaloid, y muy pronto los dos juntos haremos Cosplay de Rin y Yuma al estilo “Rock”.
La primera semana que Toraru se le declaro a Marie y le rechazó, estuvo tan deprimido, que no se dio cuenta de que estaba mucho más tiempo con Aoi. Después de que tomo conciencia, me preguntó, y cuando le respondí, desde ese momento estuvo molestando sobre eso. Igual, no lo podía negar, me gusta Aoi…y tal vez…puede que hasta la ame…Pero no sé…
Co el tema de los chicos, cuando alguno se le quiere acercar, trato de intimidarlo como puedo. Y con el tema de las chicas, mucho no puedo hacer. Lo único sería no llevarla a un lugar con ese tipo de chicas. Aunque, ya no están hablando mal de ellas...bueno, no tanto. Siempre habrá alguna chica haci, pero que se le puede hacer. Hasta hay rumores que dicen que Aoi me convirtió en su sirviente personal para que no la molesten, ¿menuda idiotez, no?
No sé lo que sentirá Aoi hacia mí. Tal vez me ve como un amigo, o tal vez, más que eso. Muchos chicos de la escuela siempre me ven con miradas de odio, al estar con una chica tan linda. Ellos se lo pierden, eso les pasa por ser tan interesados.
A Aoi le digo “Ao-Chan” y ella me dice “Kazu-Chan”. Somos bastante cercanos los dos, y nos llevamos muy bien…

-Ya te dije que te calles.
-Pero si no dije nada-Responde Toraru.
-Igual…Ya estamos por llegar a la escuela, así que déjate de molestar.
-Ok, ok. Tranquilízate un poco. Voy a la máquina de bebidas que no desayune. Nos vemos después.
-Adiós.
Estuve caminando como cinco minutos solo, cuando siento que dos manos pequeñas me tapan los ojos. La persona que lo hacía era bajita, y estaba en puntas de pie.
-Mhhh… ¡Ao-Chan!
-¡Correcto! – Me dijo abrazándome Aoi.
-Buenos días Ao-Chan.
-Buenos días Kazu-Chan. Hoy hace bastante calor ¿no?
-Sí, en sima que tenemos gimnasia…
Mientras hablábamos, caminamos hasta la escuela.

En el almuerzo, Toraru se va con los chicos del grupo, y yo me quedo solo con Aoi, y nos vamos al lugar en dónde nos conocimos. Ahí siempre jugamos con el gatito que los dos nombramos “Mizuni”.
Hoy, ella me dijo que me iba a hacer el almuerzo. Nos sentamos uno al lado del otro y empezamos a comer. Unos ricos sándwiches hechos con mucho amor.
-¿Sabes, Kazu-Chan? Antes de que aparecieras en mi vida, nunca se me cruzó por la cabeza hacerle el almuerzo a un chico. No en la escuela, en esta etapa. Pero…no sabes cuánto me ayudaste…Los chicos ya no me miran tan seguido, y aunque todavía no tengo amigas, es un paso que no me odien tanto como antes. Además, Kazu-Chan hico que casi todos los chicos lo odien, para protegerme y cuidarme… ¿Qué puedo hacer para demostrar mi gratitud, Kazu-Chan?-Me dijo, apoyando su mano en mi mejilla.
En ese momento, me acosté en sus piernas.
-Ao-Chan tiene que querer mucho a Kazu-Chan, para que él este feliz.
A veces hablábamos haci, aunque quedaba medio estúpido. Pero nos encantaba hablar haci.
-Pero Ao-Chan ya lo quiere muuucho a Kazu-Chan. Tiene que poder hacer algo más que eso.
-Mhhh… Nop, no hay nada más. Lo único que puede hacer Ao-Chan, es demostrarle su amor hacia Kazu-Chan.
En ese momento, el ambiente se quedó muy tenso. No quería decir “Amor”, quería decir “Cariño” o “Gratitud”. Tal vez fue porque de verdad quería que ella me demostrara su amor, no solo su gratitud.
Estaba muy sonrojada ella, la hice pasar un momento feo y vergonzoso.
-P-perdóname Ao-Chan…
-n-no pasa nada…Si Kazu-Chan quiere que haga eso, entonces lo haré.
En ese momento, yo en sus piernas, me besó. No fue un pequeño beso, fue un beso apasionado y hermoso. Tantas veces soñé con que esto pasara…tanto tiempo quise que esto pasara, hasta imagine las distintas ocasiones, y elegir cual podía ser mejor. Quería tantas veces que pasara esto…
Cuando saco sus labios de los míos, me miro un largo rato, y me dijo:
-¿E-eso es lo suficiente para que Ao-Chan pueda demostrar su amor a Kazu-Chan?
Sentí como mi cara estaba tan roja, y solo pude asentir un poco.
-Y dime… ¿qué le pareció a Kazu-Chan?
Estaba muy sonrojada. Es tan linda, simplemente, es hermosa. No puedo dejar de mirarla por un segundo.
Me levante y dije:
-Kazu-Chan está más que feliz…esta…esta contentísimo.
En ese momento, Aoi me miró, y empezó a llorar de la felicidad…Esas duces lágrimas…simplemente, eran demasiadas bellas en su cara.
-Ao-Chan…te amo, y te prometo que nunca te dejare…
-Kazu-Chan…yo también te amo…
Ese almuerzo, fue el mejor de toda mi vida. Pude sentir sus labios como unas cinco veces más…esa sensación es sus labios en los míos…simplemente, la amaba con todo mí ser…y nunca en mi vida, la iba a dejar…

Awww~ No esta lindo? /w\ <3
Ya sé, que la última parte quedo medio cursi, pero a mi me gusto.
Bhue, esta histora va de un chico Llamado Kazuo Ishiki. No esta interesado en el amor ni en las chicas, hasta que conoce a Aoi Akane, una chica MUY linda, que no hace más que atraer a muchísimos chicos a su alrededor. Por esta causa, todas las chicas de la escuela no la quieren, llamandola "golfa" (por no decir otra cosa ¬w¬) y entre otros términos. Ella no quiere eso, y siemore trata de alejarse de los chicos, pero no puede. Un día, ellos dos se tropiezan en frente de mucha gente en la escuela, y bhue, como es de esperar, todas las chicas empiezan a hablar mal de ella. Y bhue, todo lo demas -u-/
Espero que les haya gustado, porque me costó mucho, y me encanto como quedo /u\ Se los agradevcería muchísimo que lo lean, por favor uwu

Bien, Kaori San se despide. Que tengan un bonito Domingo ^.^/



1 comentario:

  1. ajahhjagsja que fanfic más lindo~ me encantó (^///^) y enhorabuena por tus 10 nuevos seguidores xD
    saluditos!^^

    ResponderEliminar